© 2018 by Working Mom AF

Sígueme

Soy Mamá y Profesionista de Tiempo Completo

May 29, 2017

1/1
Please reload

Buscar por etiqueta:
Mi selección:

Las primeras 12 semanas del embarazo ¡Lo que no sabía que iba a vivir!

October 9, 2017

 

Desde niña tenía el sueño se ser mamá y tener mi propia familia, este sueño se fue postergando por muchas razones: no tener a la persona correcta a mi lado, encontrar el trabajo de mis sueños, formar mi empresa y además el miedo inconsciente de cambiar mi vida y perder lo logrado.

 

Estos pretextos para lograr mi sueño de ser mamá fueron acabándose, encontré al hombre que me llena de amor, paz, risas, sueños y vida ¡Nos casamos, fundamos una empresa y trabajamos mucho hasta tener estabilidad y lograr despegar! Y entonces por 6 meses intentamos embarazarnos, fue un proceso de conocernos más y de esperar con todas mis fuerzas que cada mes NO me bajara, hasta que por fin pegó .

 

 

¿Cómo te diste cuenta que estabas embarazada?

 

 

 

 Yo venía regresado de un viaje de trabajo con mi esposo en San Francisco , California y me sentía todo el tiempo agotada y con agruras, pensé que era lógico ya que en el viaje comí muchas cosas que tenía más de 1 año evitando, pero el malestar continuó y tenía casi dos semanas de atraso, así es que me armé de valor y compré una prueba de embarazo y sí el resultado decía EMBARAZADA.

 

Y ahora sí empezó lo bueno, soy una mujer apasionada de su trabajo, lo disfruto mucho y es parte de mi, además ahora que es mi empresa trabajo con mucho más entrega y pasión que nunca, pero entonces me enfrenté a una nueva versión de mi misma que no conocía, me costaba muchísimo seguir mi rutina habitual: 6 am Revisar pendientes y mails urgentes / 6:30  am gimnasio / 8 am Baño, preparar desayuno, arreglarme / 8:45 am comenzar a trabajar ¡Para las 9 am ya estaba agotada y apenas iniciaba mi día! Y así me pasaba durante el día, ataques de sueño que no podía más que recargarme en el escritorio o irme a mi cama a tomar una siesta ¡Esta no era yo y no quería ser así, quería ser mi yo normal!

 

Enfrentarme a esto se contraponía a lo que siempre he pensado y mi hermana  siempre me repetía:  ¡Estar embarazada no es estar enferma, nunca dejes de hacer tus cosas y ser tú! Aclaro que mi concepto de mi hermana es  una mujer maravilla y que tuvo 3 hijos sin bajar nunca el ritmo de su vida.  Por esto yo no quería ser una mujer “embarazada – enferma”  y por más que lo intentaba me iba a la cama temprano, trabajaba en modo lento, tenía sueño todo el día y olvidaba cosas. Cuando le preguntaba a mis amigas que ya han tenido hijos me decían: Al menos no tienes ascos y vómito, eres afortunada. Pero cada que recibía estas respuestas me sentía peor y pensaba ¿Nadie ha pasado por esto? ¿A nadie le afecta como a mi?  Entonces entré en una lucha con mi mente y decidí que no era sano llevar esto yo sola, utilicé varias de mis sesiones semanales con mi psicóloga para expresar como me sentía y la frustración que me provocaba no ser yo y al mismo tiempo sentía culpa por estar enojada por esta consecuencia del embarazo.

 

Poco a poco entendí que era un proceso normal, que tenía que ser más paciente y amable conmigo misma, que mi cuerpo estaba trabajando al doble para formar vida dentro de mi y que estaba bien sentir TODO lo que sentía, desde el sueño, la frustración, la culpa, la emoción y la fortuna de estar embarazada. Además entendí que cada quien habla como le va en la feria, y esta feria era toda para mi y yo decidiría si disfrutarla o sufrirla.

 

Decidí escuchar a mi cuerpo y darle la vuelta al cansancio mañanero y por primera vez en mi vida no usé despertador y dejé a mi cuerpo despertar a la hora que necesitara hacerlo (aclaro que le pedí a mi esposo que si me veía dormida después de las 8:30 am me despertara por favor para alcanzar a bañarme y comenzar a trabajar a las 9 am). Por las tardes me acompañaba la ansiedad y las no ganas de trabajar así es que decidí usar este pretexto para irme al gimnasio y liberar mente, cuerpo y estrés acumulado ¡Fue una receta mágica! Seguía haciendo mis cosas pero a otro ritmo y con mucho amor hacia este proceso que estaba viviendo llamado Primer trimestre de embarazo. Comencé a hacer yoga y mucho cardio en lugar de mis clases de alto impacto que hacía antes (todavía las extraño, pero regresaré).

 

Ahora te escribo desde mi semana 17 de embarazo y feliz de haber superado y disfrutado el primer trimestre y en paz con esta nueva yo a la que abrazo y de la que aprendo todos los días. Sé que se vienen muchos cambios más y que me queda un largo camino por recorrer y estoy lista para disfrutarlo junto con mi esposo, familia y amigos que son hermanos.

 

Escribí porque estoy segura que alguien está viviendo o vivió lo mismo que yo, quiero decirte que ESTÁ BIEN, siéntete tranquila que no estás sola.

 

Susana San Román

Directora de Estrategias Digitales y Marketing I Colocando Ideas

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload