© 2018 by Working Mom AF

Sígueme

Soy Mamá y Profesionista de Tiempo Completo

May 29, 2017

1/1
Please reload

Buscar por etiqueta:
Mi selección:

Después de la ansiedad, ahora soy felizmente desempleada.

August 21, 2017

 

Cuando alguien se queda sin trabajo ya sea por despido o renuncia, de inmediato viene la preocupación y sobre todo la incertidumbre de que va a pasar con tu carrera, como vas a pagar tus cuentas, cuanto tiempo tardaras en encontrar otro trabajo, si vas a aceptar una propuesta por solo tener un sueldo o si es por búsqueda de una mejor calidad de vida.

 

Bueno pues todo esto paso por mi cabeza el mismo día que renuncie a mi trabajo hace 7 meses. Hace 7 meses decidí irme de la empresa donde trabajaba para buscar oportunidades laborales que beneficiaran mi carrera, mi vida de mamá  y de paso mi cartera si se podía, pero siempre llevando por delante la idea de tener un trabajo que me permitiera seguir con mi otro "trabajo" de mamá. 

 

Pues como era de pensarse ha sido muy difícil encontrar ese trabajo "soñado", cuando tenía previsto no estar más de 3 meses sin trabajo pues pasaron 7 meses ya.  Y fue entonces cuando el ahorro que hice como colchón para cuando renuncie se terminó y vino la preocupación y la incertidumbre ahora acompañada de ansiedad. Aunque gracias a Dios tengo un esposo que me apoya infinitivamente en lo que encuentro el camino de mi profesión, pues el dinero no es infinito claro esta y de estar acostumbrados a vivir con dos ingresos a pasar a uno  solo lo ha hecho un poco complicada nuestra administración, mas no imposible... claro.

 

Y la ansiedad no ha sido solo por cuestión del faltante económico pues estar acostumbrada a ser financieramente independiente ha sido una de las razones por las que me gusta y quiero trabajar, también el hecho de no saber hacia dónde va mi profesión, de querer buscar un  crecimiento profesional al mismo tiempo de no querer perderme el crecimiento de mi hijo, todo ha sido parte de un todo en esta etapa de desempleo que nunca había vivido.

 

Pero el día de breaking point  que tuve, donde todas esas cosas que formaban parte de mi ansiedad vinieron de pronto: fechas límite de cuentas por pagar de mis propias deudas, negativa de dos vacantes a las que había postulado y la necesidad de volverme a sentir activa y productiva, me detuve a pensar un poco sobre lo que había hecho estos 7 meses y si realmente habían sido meses perdidos en mi vida, me culpe por haber renunciado sin haber tenido una puerta abierta por lo menos, de no haber pensado bien las cosas (según yo…) y de no haber aceptado las propuestas que tuve y que por cuestión de no permitirme ser mamá había rechazado en fin mil cosas que ese día en especial me vino a la cabeza; dieron las dos de la tarde hora en la que recojo a mi niño de la guardería, me limpie las lágrimas para por supuesto ver con mi mejor cara a mi hijo como siempre, y cuando corrió a mí con su sonrisa y sus ojotes de amor ahí me di cuenta QUE NO, que no habían sido 7 meses tirados, que han sido 7 meses en los que me dedique a encontrarme a mí misma en otra faceta.

 

Me conocí como un tipo de madre que nunca me imaginé ser pues por primera vez en la vida de mi hijo yo tenía el tiempo para estar con él sin tener que correr para hacer reportes, ir a juntas, contestar correos o llamadas, vi que no tenía que administrar mi tiempo pues aunque tenía cosas que hacer (como este blog por ejemplo) no dependía el tiempo y los horarios de nadie más que de mí misma.

 

Fue entonces cuando empecé a respirar y ver lo positivo de mi desempleo.

 

Vi para atrás y dentro de estos 7 meses que me estuve preocupando por conseguir un empleo vi todo lo que había logrado profesionalmente además de dedicarle más tiempo a mi hijo.

 

Tuve el tiempo de estudiar tres pequeños cursos que enriquecieron mi profesión, yo lo hice por tener puntos extras en mi CV pero realmente ahora me doy cuenta que me ayudaron a crecer profesionalmente pues aunque el trabajo te de crecimiento el aprendizaje académico también es parte de. Me actualice en mi área y estudie sobre nuevas materias algo que trabajando no hubiera tenido el tiempo de estudiar.

 

Empecé a crear este blog contando mis experiencias y escuchando las de otras mamás que trabajan. Este fue un proyecto personal donde yo buscaba un desahogo y platicar lo que para mí ha sido un tema sobre ser mamá y trabajar al mismo tiempo y encontré que somos muchas las que pasamos por esto de querer ser mamá y profesionista de tiempo completo ambas. Y poco a poco creció la empatía y la comunidad de Working Moms que se identifican con lo que hablo yo y mis amigas que escriben su propia experiencia.  Lo irónico es que lo más probable es que estando trabajando no se me hubiera ocurrido hacer este espacio dedicado a las mamás que trabajan pues no hubiera tenido el tiempo de escribir y de dar el tiempo que este proyecto se merece.

 

Y lo mejor que pude descubrir en esta etapa de "desempleo" fue la necesidad y la determinación de emprender, me di cuenta que si no encuentro un trabajo que se adapte a lo que busco más bien debo crear algo que se adapte a mi, que lo que debo es trabajar para mí misma y si se trata de dar toda mi energía a crecer un negocio que mejor que sea el mío propio. Toda mi vida tuve la idea de que en algún punto quería tener mi propia empresa pero seamos honestos la seguridad de tener un ingreso seguro cada quincena pues te quita un poco del mapa la idea, pero ahora que ha sido por necesidad me di a la tarea de no solo idear y planear si no ponerlo sobre papel para materializarlo, entre convocatorias, concursos y escuelas de emprendimiento dedique también mi tiempo a construir mi modelo de negocio después de validar con todo ellos que es una buena idea. Me fui envolviendo en el ambiente emprendedor. Algo que nació por necesidad ahora se está volviendo un sueño que poco a poco se hace realidad. Y vuelvo a lo mismo, si hubiera seguido trabajando me hubiera quedado con la idea de hacer un negocio pero no hubiera hecho nada pues tiempo nunca habría tenido para investigar y planear como se debe cuando se quiere iniciar un negocio.

 

La necesidad te motiva a hacer lo que nunca pensaste hacer.

 

Y así fue que encontré lo positivo en algo que para todos es negativo.

 

Encontré una yo MAMÁ, con más tiempo para ser parte del desarrollo de mi bebé de una forma más involucrada y completa.

 

Encontré a una YO bloguera, apasionada de la escritura.

 

Reencontré una YO estudiante, que  le encanta aprender cosas nuevas relacionadas o no a mi profesión pero que entre mas aprenda mas crezco profesionalmente.

 

Finalmente encontré a una YO emprendedora, que vio que las ganas de trabajar y crecer profesionalmente no necesariamente tiene que ser trabajando para alguien más.

 

Podrá ser difícil, retador, cansado, frustrante, lleno de incertidumbre y largo este camino pero igualmente ha sido la maternidad! y nunca me he arrepentido de haber sido madre, las satisfacciones, la diversión y el orgullo de ser lo que soy lo han valido y estoy segura que así será con esta nueva yo emprendedora que he descubierto.

 

Y aunque suene trillado ahora sé que  verdaderamente somos dueños de nuestro propio futuro y  que está en nosotros definir metas y prioridades, hacer y lograr lo que queremos en nuestra vida, que nunca hay un tiempo perfecto para hacer las cosas pues uno debe  encontrar su momento y este es el mío.

 

¿Por qué? Porque por fin tengo el tiempo para hacerlo! así que hoy puedo decir: Gracias por este desempleo, que gracias a el grandes cosas he descubierto de mi misma.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload